Colabora para parar los discursos de odio.

En nuestros pueblos y ciudades, en nuestro entorno familiar y laboral y/o directamente en nuestros teléfonos móviles llegan a diario BULOS que en muchos casos tratan de hacernos ver la presencia de OTROS ciudadanos y ciudadanas como una presencia amenazante.

Su objetivo está centrado en denigrar a las minorías étnicas, religiosas o que simplemente tienen una opción sexual no mayoritaria. Aunque sin duda, el colectivo de las personas migrantes es el que más ataques recibe.

Los bulos que nos presentan y circulan, hablan de presuntos casos o anécdotas que no son ciertas. Aunque parezcan envueltas en una aparente información objetiva, resultan rotundamente falsas y no soportan el más mínimo análisis sobre su autenticidad.